Home / Feature  / HATE THAT I LOVE YOU. Entrevista con Brian Bell

HATE THAT I LOVE YOU. Entrevista con Brian Bell

Hate That I Love You. Entrevista con Brian Bell

Texto Steff Torres

Fotografía Eleanor Hardwick

 

The Relationship

“Permanecer curioso y fascinado por los misterios de la música” razones por las que Brian Bell se ha mantenido en la industria de la música desde 1993, año en el que se integró a Weezer como guitarrista principal. Después de un largo camino con la banda de rock Californiana, este año presenta Clara Obscura, el primer álbum con su proyecto alterno, The Relationship; del cual nos platica con emoción.

 

El material se lanza con Burger Records y es una mezcla melódica de pop y una esencia del soundtrack de una historia de amor de secundaria, felizmente inocente. “Lo difícil para mí al hacer este disco, fue poner mi persona en las variaciones emocionales que tiene Clara Obscura. Estoy emocionalmente cansado después de realizar este disco.” La montaña rusa de emociones que desprende este disco va desde la nostalgia de viajar en el tiempo y en soñar con tonos de guitarra de Weezer, hasta entender el concepto único que nos presenta Bell, donde va mucho más allá de un proyecto alterno de medio tiempo.

Inspirado en la vieja escuela, “Siempre me ha gustado la técnica de guitarra de Greg Ginn en los solos de guitarra de Black Flag.” Bell mantiene firme su pasión por la cultura en el rock, “Leer y escribir música con conocimiento cultural sustentado, tener capacidad para entenderla… Es una cosa poderosa. nunca lo sabes todo.” nos platica cuando le preguntamos acerca del significado que tiene esta manera de comunicarse para él. “Para el oyente la música evoca emoción, pero para el compositor; la emoción evoca a la música. Así que para que la música tenga algún tipo de relevancia, la idea debe provenir de un sentimiento o emoción. Sin eso en su esencia, no es más que un ejercicio intelectual. Pero los ejercicios intelectuales y técnicos son importantes para los músicos, nos mantiene en control y listos para cuando ocurran esos fuertes sentimientos, que son al final los que inspiran buenas armonías.”