Home / Uncategorized  / VISUAL DIARY. Women’s March D.C.

VISUAL DIARY. Women’s March D.C.

El día que las mujeres tomaron las calles

La primera vez que manejé de Neva York a Washington DC fue con mi mejor amiga Alemana durante nuestro primer road trip. Desde entonces, dedicamos nuestros años universitarios a recorrer Estados Unidos, siempre impulsadas por un deseo incansable de explorar y conocer mejor éste país que poco a poco se convirtió en nuestro segundo hogar. Éramos libres y, los más importante, nos sentíamos seguras. El Viernes 20 de Enero, día de la inauguración presidencial de Donald Trump, el camino a DC fue muy distinto; después de seis años viviendo aquí, por primera sentí una profunda inseguridad.
En ésta ocasión, mi visita a DC fue para participar el 21 de Enero en la marcha, “Women’s March on Washington,” la cual comenzó como un simple evento en Facebook organizado un día después de las elecciones, y terminó reuniendo a millones de mujeres (y hombres) alrededor del mundo, que se unieron para expresar su descontento. Creo que la importancia de participar en ésta marcha era, ante todo, para demostrar nuestra solidaridad. Fue una gran oportunidad para unir mi voz a la de cientos de miles de personas que, como yo, se sienten enojados, indignados, inseguros e incluso asustados ante las irracionales propuestas políticas de la nueva administración y ante éste futuro ahora incierto. Sentí una profunda necesidad de salir a marchar, no sólo por los derechos de las mujeres, sino por los derechos humanos; por los inmigrantes, por los refugiados, por los afroamericanos, por los latinos, por todos los discriminados bajo este sistema elitista y corrupto, y por la preservación del planeta. Quería también demostrarle a todo machista, racista y xenófobo, que se enfrenta a una comunidad unida y dispuesta a pelear por defender.
Como Mexicana, jamás imaginé lo mucho que me dolería realmente ver a Barack Obama dejar la casa blanca, pero confío en que todo esto va a servir para generar conciencia colectiva y obligarnos a tomar acción. Por mi parte, siempre tendré fe en la oportunidad que se presenta con cada nuevo cambio, en la empatía de los seres humanos y principalmente, en la capacidad que tiene cada individuo para hacer una diferencia.
Fotos y Texto Fran Beltrán